Para mi Alma de Aprendiz

LOS VERDADEROS POETAS SON DE REPENTE

NACEN Y DESNACEN EN CUATRO LÍNEAS.

Gonzalo Rojas "80 veces nadie"

martes, 24 de julio de 2012

Anima

                                                        A mi mamá que entendí

Tuve a la muerte
en las manos presagiando
una recta final

       De golpe tendió la ropa
que vestía en el piso
la unión de la baldosa
refrendó como tendedero
al hilo de plata
 cuyas prendas colgadas
soltaron a desgano
la masa corpórea

   Entre cielo y tierra
intentaban mis manos
reanimar la camisa
    de un corazón que se gastó
   de un cuerpo que había fugado
un rato antes
frente a mis ojos.©

                                            Laura ORORBIA©

& &  &  Laura Ororbia  &  &  &                18 Febrero 2012.


16800

10 comentarios:

Karras dijo...

Estos recuerdos nos acompañan siempre querida Laura. El cariño que recibimos fue muy grande como para olvidarlo. Un beso y mi comprensión.

Felicidad Batista dijo...

Laura, tristeza de la vida que escapa y las manos no retienen. Ya no pueden reanimar un corazón que ha extendido sus alas y ha remontado el vuelo para ser sangre que late en el verso.
Un emocionado poema.
Gracias por regalar poesía intensa, profunda.
Un gran abrazo

Luján Fraix dijo...

Emotivo poema que me trae recuerdos... ese cuerpo que se va frente a nuestros ojos, para ser alma solamente.

Un beso grande.

Patty dijo...

Vaya que triste este poema... pero el final me ha encantado Laura.... tiene mucha fuerza.... besos :**

Poetiza dijo...

Hola Laura, que triste y hermoso poema. Solo nos queda el recuerdo.....Cuidate.

Adriana Alba dijo...

Profundo poema.
Me gustó Laura.
Cariños.

ALBORADA dijo...

Tristeza de cuando queremos hacer y no podemos, cuando de nuestras manos salta la batalla.

Donde quiera que esté llevará tus versos...

Tus netáforas son inmensas en su nostalgia, Laura, pero esa segunda estrofa, me llegó al alma.

Abrazos

patxi(PASCUAL PÉREZ RIBOT) dijo...

Triste...como algo que se nos va...me gustó.
Saludos Laura.

Realidad y Ficción dijo...

Grandiosa oportunidad tener a la Muerte en las manos, más allá del dolor del fin de la materia. El anima queda en el Amor entregado y recibido
y nos sigue nutriendo siempre.

Una de la maravilla del arte, siento, es la multiplicidad de percepciones, pensamientos y sensaciones que una misma Obra desencadena. Me alegra verte en La Cala nuevamente.

Mis besos para ti!

Garriga dijo...

sus ojos, dos túneles al más allá y el amor llorando en el aferramiento
hasta dejarlo volar, como un pájaro

María Isabel Frutero

María Isabel Frutero
NO SE PUEDE HACER LADRILLOS CON LA POLVAREDA . Laura ORORBIA