Para mi Alma de Aprendiz

LOS VERDADEROS POETAS SON DE REPENTE

NACEN Y DESNACEN EN CUATRO LÍNEAS.

Gonzalo Rojas "80 veces nadie"

RAYUELA

  RAYUELA




http://enfugayremolino.blogspot.com   Dedica este espacio a homenajear a los amigos, y yo los invito a compartir nuestros diálogos; por supuesto, con mate y tortas fritas mediantes.              Laura Ororbia.

                                                                                              


MYRIAN  BONIBARDO        http://esbuenocomunicarnos.blogspot.com         http://emocionesmyrian-bonibardo.blogspot.com/

Su forma de escribir presenta una sensibilidad movilizante, concepto claro, muy enérgico y, a la vez suave, puede plantear su rebelión con dulzura y, nuclear en las palabras elegidas, el sentir común, aunque la gente no se anime a dejar comentarios, adhiere a su modo de ver. Sensible y realista. Ella no lo sabe, pero timonea un barco muy grande.

con  ustedes:

RAYUELA, EL NIÑO SIEMPRE ESTÁ...               Autora: Myrian Bonibardo

Una mañana como tantas, llego al centro de la ciudad para realizar trámites, sin despabilarme todavía, camino por la vereda pensando en nada, de repente bajo la mirada y allí estaba ELLA! Me tomó por asalto y quedé un instante inmóvil. Sentí su invitación casi provocativa, insolente. Dibujada en tiza blanca, los números grandes del 1 al 8, y el cielo, ése tan ansiado en alcanzar…

   RAYUELA!! todavía estás vigente?, que alegríar saber que no te fagocitó la tecnología si es que un solo niño hoy salta sobre tí.

   El pequeño/a que allí la instaló, ni remotamente imagina cuán antiguo es este juego, no ha envejecido, sigue tan juvenil y atrayente como en mis épocas de niñez.

  Rayuela, marcada en patios, veredas (de tierra , mosaicos) o arena, si hasta me veo saliendo al recreo de mi querida Escuela Joaquín V. González (Fiscal para todos), y ella esperándonos, al costado del rosedal o pegada a la fila de bancos que daban a las ventanas de las aulas. Paciente y ansiosa a la vez de sentirse recorrida por pequeños pies; sus dueños, cuerpecitos saltarines que a ratos emitían carcajadas y gritos alborozados.

   Nadie quería perder!!, era más común que las niñas nos inclináramos por ella, con ansiedad queríamos saber quién iba a ser la que abriera el juego; generalmente los varones corrián al patio de tierra (donde estaba el centenario ombú) a darle a la pelota, y allí tejíamos amistad, juegos y sueños hasta oir la campana que anunciaba el final de ése recreo y marchábamos al aula deliberando como sería el siguiente.

Rayuela, reviviste el niño interior que nunca perdí, que inconscientemente cuidé y atesoré. Cada tanto el me visita y juntos desempolvamos estos recuerdos tan queridos y nunca olvidados.
  
    Rayuela hoy despertaste mis ganas de volver a saltar en un pie y el otro, llegar al cielo, dar la media vuelta y desandar el recorrido, no importa el lugar, "SÍ" es imprescindible compañeros con alma de niño con los cuales revivir el momento.

      Ah!! y "muy importante", que alguno saque del bolsillo la tiza robada a la maestra para delinear tu silueta.

A los que compartieron mi niñez
 Myrian

María Isabel Frutero

María Isabel Frutero
NO SE PUEDE HACER LADRILLOS CON LA POLVAREDA . Laura ORORBIA